Matricería y Moldes

¿Sabías que...

El poliacetal (POM) es uno de los polímeros técnicos más utilizados en la fabricación de pequeños componentes de precisión. La resistencia mecánica de este material, así como su estabilidad dimensional y su ínfimo campo de tolerancias, le convierten en un material idóneo para la fabricación de elementos de relojería, mecanismos de control y otros componentes utilizados en ingeniería de precisión.

Matricería

Lección 1. Introducción a la Matricería

La Matricería es una rama de la Mecánica que estudia y desarrolla las técnicas de fabricación de utillajes adecuados para obtener piezas en serie, generalmente de chapa metálica, sin arranque de viruta.

Por extensión, se les llama procesos de matricería a aquellos procedimientos de corte o deformación de la chapa sin arranque de viruta, que se llevan a cabo mediante uno o varios utillajes llamados matrices o troqueles.

Por cortesía de Perfection Spring & Stamping Corp.

Al mecánico ajustador que interviene en la fabricación y montaje de los útiles específicos para desarrollar estos procesos se le llama ajustador matricero o, simplemente, matricero.

El ajustador matricero también participa en la determinación, en la organización y en la coordinación de los procesos mecánicos, en la preparación y puesta a punto de las máquinas-herramienta, y en la construcción y reparación de los utillajes.

Comparación de métodos.
Ventajas y desventajas de la matricería.

A diferencia de otros procedimientos, tales como el mecanizado por arranque de viruta o la soldadura, se puede afirmar sin reservas que la matricería es una tecnología cuya aplicación en procesos de fabricación de pieza única no resulta viable. El empleo de utillajes muy costosos, de esmerado proyecto y de gran precisión en cuanto a construcción y funcionamiento se refiere, hace que la matricería sea sólo aconsejable para procesos de fabricación de grandes series de piezas.

De ese modo y en la inmensa mayoría de los casos, la amortización repercute mínimamente en el coste final del producto matrizado, y más, si se tiene en cuenta que cada utillaje solamente sirve para un modelo de pieza determinado (admitiendo pequeñas variaciones).

Dependiendo del tamaño y de la complejidad geométrica de la pieza, y según los procesos a desarrollar sobre la misma, la producción por matricería es sumamente rápida. El número de piezas producidas oscila, más o menos, entre las 12-13 y 1.200 piezas por minuto.

Por cortesía de Die-Tech

Los procedimientos de deformación sin arranque de viruta garantizan el procesado de la chapa bajo tolerancias dimensionales y geométricas cuyos valores son mínimos, comparados con otros procedimientos de fabricación. Además, en las operaciones de matrizado prácticamente no se altera el acabado superficial de las piezas fabricadas. Considerando que la chapa laminada empleada en los procesos de matricería posee unos valores mínimos de rugosidad, se puede afirmar que la calidad superficial de los productos matrizados es, cuando menos, excelente.

La resistencia mecánica de las piezas de chapa en comparación a su ligereza, supone otra ventaja a tener en cuenta en la elección del método de fabricación más adecuado.

Otro aspecto a destacar en la producción de piezas por matricería es el bajo volumen de desechos generado (chatarra o desperdicio de material), considerado como óptimo cuando el aprovechamiento del material ronda en torno al 75-80 % del volumen inicial de la chapa.

Como conclusión se puede afirmar que, salvo excepciones, la matricería representa un sistema de fabricación de piezas de chapa metálica insustituíble, cuyos resultados superan con creces los obtenidos mediante otros procedimientos.

Foro de Matricería