Matricería y Moldes

¿Sabías que...

En 1897 los alemanes Krische y Spittleler inician sus inventigaciones a partir de una proteína de la leche, la caseína, dando lugar posteriormente a la galatita (CS); cuya aparición comercial tuvo lugar en 1904 en forma de botones y hebillas.

Tipos de matrices

En líneas generales, las matrices pueden ser clasificadas conforme a diversos aspectos funcionales: según sea su cometido o tipo de operación a realizar, según su modo de trabajo, y según su cadencia o régimen de funcionamiento; ambos aspectos relacionados entre sí.



No obstante, los principales factores que vienen a condicionar la clase de matriz a construir son:

1. Las propiedades mecánicas del material a transformar.
2. La forma, el espesor y el tamaño de la pieza.
3. Las tolerancias dimensionales y geométricas de la pieza.
4. El tipo de prensa a utilizar y sus características funcionales.
5. La producción a realizar.
6. El presupuesto del utillaje.

Ni que decir tiene que cada herramienta es única, aún contando con todos los elementos susceptibles de homologación. Lo que significa que, tanto proyectistas como constructores, deberán ser capaces de valorar primero y de acordar, después, cada uno de los distintos factores mencionados para dar la mejor respuesta a la demanda planteada por el cliente.

Por cortesía de A&R Wirecut