Matricería y Moldes

¿Sabías que...

En los procesos de inyección, un contenido de humedad excesivamente elevado en la masa de plástico fundida suele traducirse en fallos superficiales (ráfagas) y deficiencias en las propiedades de la pieza acabada (degradación por hidrólisis). Para evitar estos inconvenientes, es necesario proceder al secado del material antes de su inyección en el molde.

Cerrar

Bibliografía recomendada (espacio publicitario)

Manual del soldador
23ª ed.


Germán Hernández Riesco
Ed. CESOL, 2012
ISBN 9788493864811
Diseño y Fabricación con CATIA v5

Egberto Garijo Gómez
Ed. VISION NET, 2012
ISBN 9788490113691

Ver otros libros »

Pautas a seguir para el trabajo en la fresadora

  1. Preparar el plano y el proceso de trabajo, junto con el material en bruto o la pieza a mecanizar, no sin antes haber quitado las rebabas de la misma.
  2. Preparar la mordaza comprobando su paralelismo con la mesa de la máquina mediante el reloj comparador. Una vez centrada la mordaza, apretar los tornillos de fijación y volver a comprobar con el comparador.
  3. Preparar también los instrumentos de medida y las herramientas auxiliares a utilizar durante el mecanizado de la pieza, colocándolos de forma más o menos ordenada junto al puesto de trabajo, separando convenientemente los instrumentos de medida del resto de herramientas.
  4. Preparar la herramienta de corte adecuada para el trabajo a realizar y montarla en el portapinzas o en el cabezal (según se trate de una fresa o de un plato de cuchillas), no sin antes haber comprobado sus filos. Para manipular la herramienta, utilícese un trapo para evitar posibles cortes.
  5. Amarrar correctamente la herramienta, comprobando la fijación del espárrago al cono de la misma, así como la fijación de la fresa en el portapinzas, si es el caso.
  6. Previamente medida la pieza, colocarla en la mordaza y amarrarla con firmeza, colocando unos gruesos paralelos o “regles” a modo de calzos para mantener la planitud de la pieza. Comprobar que ésta ha quedado bien apretada y que los “regles” se hallan completamente inmovilizados. Para realizar esta operación, es conveniente que la mordaza esté lo más alejada posible de la herramienta de trabajo.
  7. Una vez amarrada la pieza, no deberá sacarse de la mordaza hasta haber finalizado todas las operaciones previstas en la fase o subfase en que se está trabajando.
  8. Antes de poner en marcha la máquina, es conveniente comprobar que ningún elemento del cabezal puede colisionar con la pieza o con la mordaza.
  9. Ponerse las gafas de seguridad, ni aún cuando la fresadora disponga de su propia pantalla de protección.
  10. En el proceso de trabajo deben quedar reflejadas las condiciones de corte a adoptar en cada una de las operaciones (velocidad de corte, velocidad de avance y rpm de la máquina). Antes de poner en marcha la máquina, comprobar la posición correcta de las palancas de velocidad y de avance de la misma.
  11. Comprobar también que las palancas de los automáticos no están embragadas.
  12. Una vez hecho esto, poner la fresadora en marcha comprobando antes de acercar la herramienta a la pieza que el sentido de giro es el adecuado (en general, la herramienta deberá girar en sentido horario).
  13. Dar una pasada hasta que la herramienta roce ligeramente la pieza y poner el tambor del nonio a “0” (sin apretar el tornillo prisionero).
  14. Desde este momento, dar las pasadas necesarias para mecanizar la pieza, trabajando sobre la palanca del automático de la mesa y controlando el proceso con el tambor del nonio. Sólo se volverá a medir la pieza con el pie de rey cuando, según los cálculos, falte 1 mm para llegar a la medida de la superficie que estemos mecanizando.
  15. Nunca se deberá intentar medir, comparar, montar o ajustar piezas antes de que la fresa se haya detenido completamente.
  16. En todo momento, mantener manos, cepillos y trapos lejos de la herramienta de corte; ni aún cuando ésta se encuentre parada.
  17. Al utilizar fresas de vástago, téngase un cuidado especial con los avances. Un avance demasiado rápido puede significar la rotura y la proyección de la herramienta, causando lesiones graves al operario de la máquina.
  18. Utilizar un cepillo, no un trapo, para retirar las virutas después de que la fresa se haya detenido.
  19. En los trabajos de acabado, aumentar la velocidad de giro de la herramienta (rpm) y dar las pasadas necesarias a menor profundidad, hasta llegar a la medida deseada.
  20. Si fuera necesario, trabajar con aceite de corte.
  21. Mantener el piso alrededor de la máquina libre de virutas, aceites y otros fluídos de corte.
  22. Si después de seguir todos los pasos indicados te ha quedado alguna duda, no te arriesgues a provocar un accidente, a mecanizar mal la pieza o a causar desperfectos en la máquina y en las herramientas.

CONSULTA CON TU PROFESOR

Recuerda que siempre debes tener el plano de la pieza y el proceso de trabajo a mano, y seguirlo paso a paso.

Descargar pdf (22KB)